6 millones de españoles sufren algún tipo de dolor

Si hay algo que puede llegar a afectar al día a día de la mayoría de la población es el dolor. De hecho, la mayor parte de las consultas médicas tienen que ver con este factor.

Pero no solo queda en el ámbito de los problemas personales, familiares o laborales, sino que sobrepasa ese límite siendo uno de los principales problemas de salud pública por su gran repercusión socioeconómica para convertirse en un problema o enfermedad social.

En cifras, El 17,25% de la población adulta española (6,1 millones) sufren dolor. De hecho, siendo más específicos, el tipo de dolor que sufren es Dolor de espalda (60,53%), dolor articular (40,21%), dolor de cabeza (34,72%) y dolor cervical (28,62%).

Es por todo esto por lo que, entre los problemas de salud crónicos más frecuentes, se encuentran el dolor de espalda lumbar,  la artrosis, artritis o reumatismo y el dolor cervical crónico.

De ahí la importancia de una nueva terapia basada en células de frío entretejidas en el propio dispositivo, adaptándose a la perfección a la anatomía de la zona lesionada y que viene de la mano de terapiadefrio.com.

Los productos de compresión y frío ColdOne® constan de tres capas elásticas que conducen el frío en profundidad a los ligamentos y músculos. La capa externa de neopreno proporciona aislamiento y previene que se condense mientras que la capa interna de caucho vulcanizado reduce la sudoración interior mientras protege de las quemaduras por frío. La capa intermedia está formada por geles no tóxicos estratégicamente entretejidos para adaptarse a la anatomía del cuerpo, para proporcionar un ajuste confortable a la vez que provee de la cobertura de frío allí donde más se necesita.

Todos los productos están listos para ser utilizados una vez que se enfrían en un congelador residencial durante un máximo de dos horas

Tras aplicar el frío con compresión que proporcionan estos productos durante 15-20 minutos, se ha comprobado que la temperatura interna del tejido lesionado desciende hasta los 10 grados centígrados para un inmediato alivio del dolor y la inflamación.

Al reducir la temperatura del tejido blando se bloquean los receptores del dolor para un alivio que dura varias horas. Mediante el uso continuado, el cuerpo utiliza su energía natural para reparar los tejidos dañados en vez transportar sangre y fluidos linfáticos a ese área, causando más inflamación y dolor.

Según prescripción médica, el frío y compresión debería de aplicarse durante las primeras 72 horas después de una lesión para minimizar el dolor y la inflamación en los tejidos blandos, y para acelerar los tiempos de recuperación. Para una lesión aguda, se recomienda que aplique su Cold One® durante 15-20 minutos cada pocas horas mientras la inflamación es evidente. Para dolor crónico, es recomendable utilizarlo varias veces al día y tras realizar actividades de impacto para tratar el disconfort recurrente y la hinchazón