Sothersby levantará el telón de David Bowie

airpower-basquiatEl fallecimiento de David Bowie, sin siquiera haber tenido tiempo para preparar al público sobre su delicado estado de salud, pilló y heló la sangre no sólo de sus seguidores sino de muchos que han vivido parte de su música y su espectáculo como hilo conductor de su vida.

Polémico y elegante como pocos, Bowie, que era arte en sí mismo como ha quedado demostrado al ser capaz de marcar incluso tendencias de moda, era también un coleccionista incansable, atesorando grandes obras que verán la luz en una subasta en Londres entre los días 10 y 11 de noviembre que, seguro, tendrá en ella puesta los ojos de miles de amantes del cantante dispuestos a hacerse con algunas de las piezas más codiciadas.

400 piezas componen la subasta que mostrará a los dispuestos a pujar – posiblemente alto – trabajos firmados por artistas como David Bomberg o Tristam Hillier, entre otros.

Sin embargo, los más codiciados tienen ya precios de salida astronómicos. Hablamos de obras como la de Basquiat, Air Power, cuya puja comenzará en 2.5 millones de libras o Beatiful, Hallo, Space Boy Painting, de Damien Hirst, cuyo precio, aunque bastante menos elevado, arrancará desde las 250.000 libras.

Para entender más del espíritu de la colección privada de David Bowie, hay que decir que ha estado expuesta en numerosas capitales internacionales antes de volver a recalar en su Londres natal. Los Ángeles, Hong Kong o incluso el Nueva York que le vio cerrar los ojos para siempre el 10 de enero de 2016 han sido testigos de la sensibilidad y el eclecticismo de este artista incluso para seleccionar las obras de arte que formarían su colección más personal y que hablan a gritos de la personalidad del propio artista.

Destacado por su creatividad, su original forma de sentir y entender el mundo y por su propia ambigüedad, Bowie estamos seguros de que volverá a marcar records de ventas, esta vez, en la casa de subastas.